Juguetes y perspectiva de género

Tiempo de lectura: 9 minutos

Las navidades están a la vuelta de la esquina y, con ellas, las compras masivas de regalos para toda la familia.

En esta época es cuando los niños y niñas reciben más juguetes y, por lo tanto, cuando más presencia tienen los juguetes en la televisión, los escaparates, las tiendas, internet, …

Los juguetes no tienen sexo y, sin embargo, desde hace muuucho tiempo, la forma en la que se muestran, regalan, transmiten, juegan, …. hace que se asocien a determinados estereotipos y roles de género que limitan la libertad de elección de juego de los niños y niñas. Cuando se fomentan ciertos estereotipos, se coarta la libertad de jugar a lo que ellos quieran, como ellos quieran y con quien ellos realmente quieran.

Tenemos que tener en cuenta que el juego es esencial para su desarrollo emocional, intelectual, social, … especialmente durante los primeros años.

Además, el primer agente de socialización es la familia, ya que es donde se dan las primeras interacciones, aprendizajes, códigos y modelos de conducta, roles, … Es por esto por lo que tenemos una labor principal y fundamental para transmitir valores que fomenten la igualdad y la libertad en el juego de las niñas y niños. De esta forma, también podremos generar un cambio a futuro sobre el tema que nos ocupa hoy.

El objetivo principal de esta entrada en el blog es promover una reflexión consciente de qué juguetes compráis a los niños y niñas, cómo los elegís, por qué los compráis y cómo jugáis con ellos. De esta manera podremos evitar seguir fomentando los roles y estereotipos de género sexistas, que no dejan a los menores tener libertad de elección de juego y vida, desde una perspectiva de género.   

Antes de empezar… algunos datos importantes y actuales

El Instituto de la Mujer y para la Igualdad de Oportunidades ha publicado recientemente los resultados de un estudio donde analizaron los estereotipos y roles de género en la publicidad de juguetes. Dicho estudio fue realizado durante la pasada campaña de Navidad 2019/2020.

Me parece importante empezar esta entrada en el blog con algunos de los datos extraídos de este análisis. Esto nos puede dar una perspectiva muy real de cuál es la situación actual respecto a este tema.

  • En los anuncios protagonizados por las niñas, el 68,2% se asocian a arquetipos de belleza (32,7%) o están relacionados con el cuidado del hogar (35,5%) y solo el 7,4% con el de guerrera o heroína.
  • En los anuncios protagonizados por los niños, el 71% se asocian a arquetipos de guerrero, héroe o aventurero y solo en el 13,3% están relacionados con el ámbito del hogar y los cuidados.
  • Casi en el 22% de los juguetes “para niñas” se usa el rosa. Los niños nunca aparecen en los anuncios vestidos de rosa.
  • En el 47,5% de los anuncios protagonizados por niñas, éstas aparecen jugando con muñecas. En el caso de los niños, en 45% juegan con figuras de acción o vehículos.
  • Los juegos de mesa son los que más se anuncian con protagonismo mixto, en un 21% de los casos.
  • La sexualización de las niñas aparece en el 11% de los anuncios. No se observa ningún ejemplo de sexualización en los niños.
Princesas y caballeros: juguetes y roles de género

Como habéis podido comprobar con los datos anteriores, desgraciadamente todavía seguimos arrastrando la transmisión o proyección de unos roles predefinidos y tradicionales. En ellos, las mujeres se suelen relacionar con los cuidados, tareas del hogar, la belleza personal y la apariencia; y los hombres con la diversión, la competición, la acción, el riesgo y la agresividad.

A las niñas se las sigue educando en muchas ocasiones en el rol tradicional de princesas (estereotipo asociado a la importancia de la belleza y la apariencia, el cuidado, ingenuidad, debilidad, …) y a los niños en el rol tradicional de caballeros (estereotipo asociado a la fortaleza, la protección de los demás, las aventuras, …). Si hacemos esto, les estamos dando una imagen y unos modelos de conducta determinados, que pueden influir enormemente en su forma de ser y comportarse. ¡Dejemos que sean ellos los que construyan sus propias historias!

Todos estos roles, como veremos después, aparecen representados en la publicidad y los medios de comunicación, los catálogos, … pero no nos podemos engañar, también siguen apareciendo en muchas ocasiones en las familias, las escuelas, los colegios y, por qué no, en los parques infantiles.

Los seres humanos tenemos tendencia a tener un pensamiento polarizado, a tener que posicionarnos, en exceso, a un lado o a otro de las cosas: en la política, en los gustos e inquietudes, en las ideologías, en el deporte, … bueno-malo, siempre-nunca, blanco-negro.

Esta excesiva polarización nos hace categorizar en exceso las cosas y a las personas, lo que nos lleva a crear estos estereotipos. Es importante ser flexibles, contemplar la totalidad de las opciones y fomentar valores que promuevan la igualdad, en todos los sentidos.

El juego simbólico es esencial en la transmisión de los roles de género ya que en él aparece una de las mayores representaciones (de forma simbólica) de situaciones cotidianas, y es un entorno de socialización y de establecimiento de relaciones con los padres, iguales, … A través de este tipo de juego, se fomenta la construcción de la identidad, los valores, las emociones, las pautas de comportamiento y los roles.

Vampirina

Por lo tanto, el juego simbólico nos puede dar una oportunidad perfecta para trabajar todos los aspectos anteriormente mencionados y hacer que puedan representar roles de forma libre, sin importar el sexo ni el género.

Mundo rosa y mundo azul

Muy frecuentemente los colores rosa y azul son utilizados para representar la masculinidad y/o feminidad. De esta manera se potencia su uso para determinar si un juguete es “para niño” o “para niña”.

Una de las situaciones que siempre me ha impactado es entrar en una tienda de ropa y ver claramente una diferenciación de zonas, perfectamente marcadas a través del rosa y el azul, llenas de ropa de esos colores.

Y siempre me pregunto… ¿No hay más colores en el mundo? La respuesta es sencilla… ¡claro que sí!, y sino que se lo digan a la gama de colores Pantone. Por lo tanto, sigo sin entender por qué se siguen utilizando tanto para determinar el sexo y el género de los menores.

Colores

Se sigue regalando ropa de un color u otro según si es niña o niño, se siguen haciendo juguetes rosas y azules en función del público al que vaya dirigido (niños o niñas) e incluso los juguetes siguen viniendo empaquetados en cajas de estos colores.

Sin ir más lejos, el otro día, al entrar en una tienda de juguetes observé que prácticamente la totalidad de los muñecos “tipo Nenuco”, estaban empaquetados en cajas de color rosa. Además, si aparecían imágenes en ellas, en estas SIEMPRE eran solo niñas.

Creo que en este aspecto hay mucho trabajo por hacer, desde la industria juguetera hasta nosotros, los adultos. En nuestra mano está fabricar y regalar juguetes de todos los colores y, sobre todo, hacerlo sin tener en cuenta si el destinatario es una chica o un chico.

Juguetes y anuncios publicitarios

Los medios de comunicación son considerados agentes de socialización e influyen en la transmisión de roles y estereotipos. Ofrecen modelos a imitar e influyen en el desarrollo de valores, creencias, identidad, identificación, modos de relación, … Por consiguiente, la influencia que tienen en los menores es muy importante y potente.

El objetivo de la publicidad es vender productos y orientan los mensajes e imágenes a ellos, sin muchas veces cuestionarse el precio a nivel social.

Así mismo, los niños y niñas son un público objetivo especialmente vulnerable. El consumo que actualmente hacen de la televisión y de los diferentes dispositivos electrónicos, les permite un mayor acceso a la información y la publicidad. Sin embargo, no tienen la misma capacidad que los adultos para seleccionar adecuadamente dicha información.

Es por esto por lo que es realmente importante estar atentos a lo que ven y lo que escuchan. De esta forma podremos evitar que puedan observar, aprender y, posteriormente, reproducir estereotipos inadecuados.

Niños y televisión

Resulta de especial relevancia hablar en este punto no solo de las imágenes y videos sino también de los mensajes y el lenguaje que se utilizan en la publicidad y la televisión.

Me gustaría que hicierais un ejercicio consciente de observación de los mensajes segregados que aparecen los anuncios publicitarios. De esta manera, podríais daros cuenta de que los mensajes y el lenguaje que utilizan para juguetes cuyo público objetivo son los niños, son diferentes a los que usan cuando el público objetivo son las niñas.

En el primer caso, el lenguaje y los mensajes son más agresivos e invitan a la acción. En el segundo caso, aparecen más mensajes endulzados, relacionados con el cuidado y la belleza. Incluso el tono en el que se reproducen estos mensajes es diferente, en unos casos con voces más graves (niños) y en otro con voces más agudas (niñas).

Todo esto nos debería hacer reflexionar sobre la publicidad a la que están expuestos nuestros menores, elegir si queremos que la vean y escuchen y poder darle la vuelta a la situación y crear oportunidades de aprendizaje para que detecten y cuestionen las imágenes, mensajes y roles sexistas.

Juguetes y catálogos

He estado recopilando algunos de los catálogos de juguetes de la campaña de navidad de este año, para así poder daros información real y actual.

Tengo que decir que me ha dado la impresión de que en la mayoría de ellos han intentado evitar este debate utilizando muy pocas imágenes en las que aparezcan niñas o niños y/o familias, centrándose más en los juguetes en sí. Especialmente cabe destacar que aparecen muy pocas imágenes de familias y mucho menos de familias homoparentales, no representando de ninguna manera la diversidad familiar.

Además, cabe destacar que hoy en día, los juguetes los organizan por las habilidades o destrezas que trabajan, por edades y/o por las características de juguetes y no tanto por si son “de niños” o “de niñas” como pasaba anteriormente.

A pesar de ello, he escogido unas imágenes para que podáis ver cómo actualmente siguen cayendo en demasiados estereotipos de género. En la imagen que aparece a continuación, hay una selección de un ejemplo de cada uno de los catálogos (Lidl, Aldi y Carrefour en la linea de arriba, respectivamente; y Alcampo, El Corte Inglés y Juguettos en la de abajo).

Estereotipos de género 1

En ella podemos observar como siguen presentándose algunos de los estereotipos de género más habituales: niños constructores y “manitas”, niñas relacionadas con el color rosa y niños con el color azul, niños conduciendo quads y mamás que se encargan de guardas la ropa de los peques.

Es importante tener en cuenta que la elección de los juguetes y los roles dentro del juego, pueden influir posteriormente en la elección a futuro de las profesiones que vayan a desempeñar. Esto remarca la relevancia que tiene el mostrar a niños y niñas representando todo tipo de roles, de manera que no coarte sus elecciones ni actuales ni futuras.

Sin embargo, no todo iba a ser malo y también os quiero mostrar ejemplos de imágenes que sí fomentan la igualdad y promueven la perspectiva de género. Las imágenes presentadas son de los mismos catálogos y en el mismo orden.

Estereotipos de género 2

Como podemos observar aquí si aparecen niñas construyendo, papás jugando a “tomar el té” con sus hijas, niños fregando en la cocina, niños representados como médicos y niñas representadas como pilotos de carreras. Por lo tanto, aunque no resulte suficiente y sea lento, parece que hay esperanza en cuanto al cambio.

Esperanza

Antes de comprar… unas recomendaciones

Como hemos visto a lo largo de toda la entrada en el blog, hay ciertos avances en relación a los juguetes y la perspectiva de género, pero sigue siendo necesario promover más el cambio.

Creo que es realista y adecuado pensar en lo que nosotros podemos controlar y cambiar tanto de forma directa como indirecta. En este sentido, me parecía importante poder aportar un granito de arena facilitándoos algunas recomendaciones antes de comprar juguetes: 

  1. Revisa los juguetes que ya tiene y compra en base a las necesidades concretas de cada niña o niño.
  2. Compra los juguetes en función de las habilidades o destrezas que puede potenciar y no porque sean “para niña” o “para niño”.
  3. Los colores no tienen género: que sea azul o rosa no determina que sea “para niño” o “para niña”. No los compres en base a ello.
  4. Asegúrate que el juguete no contiene mensajes o imágenes sexistas.
  5. Regala algún juego que pueda compartir con los demás, fomentarás la socialización, ya sea en familia o con sus iguales.
  6. Siéntate con él o ella a ver los catálogos. Así compartiréis gustos e inquietudes, podréis estar atentos a la presencia de juguetes que fomenten estereotipos de género y podréis debatir sobre este tema.
  7. Menos es más: las niñas y niños no necesitan muchos juguetes, ¡necesitan jugar!

Y vosotros, ¿qué vais a regalar a los niños y niñas de vuestro entorno?

Espero que esta entrada os pueda ayudar a elegirlo bien y que así podamos fomentar más la igualdad y la libertad de elección. 🙂

Si te gusta puedes compartirlo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *